Plaza Central | @pakoandrade

221
0

Derechos laborales

Los derechos laborales han sido el coco de la cuarta transformación, por esa necesidad enfermiza de venganza, de demostrar poder con los más débiles. Más de dos mil burócratas federales fueron echados de su trabajo, y todo por haber laborado en regímenes prianistas, con la Mafia del Poder que usó como lema de campaña el ahora presidente de la República y con quienes les fascina convivir, “combeber”, compartir el pan y la sal -como se vio en el festejo privado por el primer año del triunfo en las urnas-; mientras afuera -el pueblo sabio y los fifis-, se rompen la crisma en su nombre.
Abro paréntesis (entre los cerca de cuarenta comensales con quienes se sentó a departir el señor presidente, estuvieron empresarios prianistas, entre ellos el recién perdonado por su gobierno en el robo descarado de casi 700 millones de pesos, Manuel Velasco Coello. ¿Qué cinismo y descaro, verdad?) Cierro paréntesis.

Sobre el tema, en Chiapas ayer miércoles el gobernador Rutilio Escandón Cadenas y el secretario General de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos; hicieron un llamado, cada quien en diferente momento del día, a todos los servidores públicos.

El jefe del Ejecutivo fue claro en su llamado: “trabajar con seriedad, lealtad y de corazón… Debemos hacer más con menos, sin poner de pretexto el presupuesto, sobre todo cuando antes eran gastos sin control y en exceso”, remató.

Y en su momento Brito Mazariegos dijo en una reunión con oficiales que representan a las 183 Oficialías del Registro Civil en la entidad: “todas y todos los servidores públicos deben poner en práctica el principio de la honestidad en sus labores diarias, a fin de recuperar la confianza de la sociedad en sus instituciones”.

Y aquí es donde jefes de departamentos, directores de instituciones, de áreas, sub secretarios y secretarios deben ponerse las pilas y ser verdaderamente unos funcionarios públicos, recordando si su pretensión es ser servidos, primero tienen que servir a sus semejantes. No siendo groseros, pedantes, prepotentes, déspotas, groseros y majaderos, con el pretexto que es un nuevo gobierno, nueva administración y quienes ostentan el poder “somos nosotros, prianistas”.

La base trabajadora recibe ordenes, sean del gobierno que sea, del color partidista que provenga; el papel del servidor público va más allá de vendettas estériles que solo llevan al desgaste innecesario de las instituciones, de quienes las conforman y del gobierno que representan. Huir de las responsabilidades y enviar representantes al diálogo no es correcto porque no es suficiente.

Si realmente hubiera un cambio, no habría gente de la administración próxima pasada todavía dando ordenes y ninguneando algunas áreas de la administración publica federal, estatal y municipal; que en nombre de la cuarta transformación, del presidente y del gobernador, hacen lo que se les antoja; demorando con ello el proyecto de gobierno del mandatario estatal.

Son gente que está muy bien identificada con el grupo cercano a Manuel Velasco Coello (el consentido de la 4T), que saquearon a Chiapas y que aún pretenden seguir haciéndolo.

Ejemplos hay tantos para poner las barbas a remojar. Los recientes sucesos en la capital del país, en donde jamás nunca nos imaginamos que policías federales encararían al gobierno de la República, destapando la cloaca y la realidad de los uniformados. Nuevamente la insensibilidad e incoherencia de López Obrador, tratando con la punta del pie a los subordinados por el simple hecho de haber servido a gobiernos prianistas. El trato ha sido despiadado e inhumano. Eso es venganza.

En respuesta, como el candidato presidencial que no deja de ser (porque México no tiene presidente, tiene a un candidato que juega al presidente), soltó un simple “hay mano negra” en el tema de los policías federales y con eso se lava las manos, como acostumbra hacerlo en todos los temas delicados que agolpan al país.

En Chiapas una perlita. El Poder Judicial de la Federación somete a juicio de procedencia para desaforar a la presidenta municipal de San Cristóbal de Las Casas Jerónima Toledo, por haber violado los derechos laborales de empleados del Ayuntamiento y haberse negado a actuar una resolución federal; por ello el Tribunal del Trabajo Burocrático en Chiapas ha solicitado al Congreso del Estado, ordenar a la alcaldesa enfrentar el resolutivo, reinstalar y pagar salarios caídos a los trabajadores despedidos.

¿Se entiende? ¿Queda claro? Como es necesario tener conocimientos básicos de la administración pública federal, estatal y sobre todo y ante todo municipal -como en este caso en particular-. A los ciudadanos -sobre todo- a los partidos políticos y quienes los conforman, al elegir candidatos no solamente es necesario una cara agradable, empatía, carisma, arrastre y dinero para tener un buen candidato o candidata.

La ignorancia y el desconocimiento también es corrupción. ¿Si en serio la 4T quieren acabar con el pasado? Tienen que cambiar de estrategia. Sino será pan con lo mismo. ¿De qué sirvió cambiar de jinete si el caballo es el mismo?

Contacto: pakoandrade@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email